Translate

sábado, 8 de abril de 2017

Cumpliendo Sueños.

El camino presenta oportunidades, y las oportunidades retos.

Esas palabras adquirirían un nuevo significado en mi mente, sobre todo luego de entender que los retos se hicieron para enfrentarse y las metas para romperse y rebasarlas, de aquel momento cuando cree este blog y lo presente como un lugar donde compartir palabras positivas entre experiencias, reflexiones y relatos. No imagine que tendría la grata sorpresa de convertirme en arquitecto de mis propios ánimos y en dibujante de mi destino, y que mi tiempo de escribir pasaría a tiempo de estudio y crecimiento.

Resulta hermoso darse cuenta que todo aquello que dijiste se convierte en realidad y que aquellas palabras plasmadas en una hoja virtual tras la pantalla de un ordenador, se convertirían en tus acompañantes y celadoras de valor, en fuente de reflexión y pensamiento, donde una sonrisa se esboza tras el brillo en la mirada de alguien que agradece al cielo el nuevo camino al frente.

Lo cierto es que no hay sueño imposible ni meta inalcanzable, no existe forma de fracasar en aquello que visualizas con el alma desde lo más profundo de tu ser, y aquellas caídas que has tenido en el camino solo han sido las cinceladas de la mano del escultor preparándote para convertirte en su mayor obra de arte, pero como tal, no está terminada y seguirá dando cinceladas para mejorarte.

Es fácil sentirte agobiado en esos momentos, pero lejos de ello es mejor darte cuenta que esos tropiezos que te asustan solo sirven para recordarte que estas en movimiento, porque cuando no te tropiezas significa que estas estático en el mismo punto y desde ahí no se avanza. Lo que debo destacar es que mientras observaba tras la ventanilla del autobús y las cosas se movían rápidamente ante mi mirada comprendí la bendición que hoy en día me hace salir de casa cuando aún no amanece y regresar cuando ya anocheció.

Bendición realmente ya que he empezado a ver los tropiezos que me están mostrando como he empezado a avanzar, y entiendo grata y plenamente que este esfuerzo vera su rédito el día en el que mis pequeños hijos me digan a viva voz, Papá yo quiero llegar más lejos que tú, y yo pueda ver hacia atrás y darme cuenta que he recorrido un largo camino, lleno de experiencias y enseñanzas, de esfuerzos y crecimientos, y en algún momento de lagrimas que lavaron el polvo de la caída al suelo, solo para levantarse y volver a andar.

Y cuando viendo hacia atrás pueda ver el camino y su extensión, podre ver ese legado que estaré dejando, un legado de valor y fe, un legado de amor envuelto en la esperanza de que mis hijos aprendan la misma lección que yo y mi padre antes de mí, una lección que se aprende solo en el camino más difícil de la vida, y donde se separa el valor de la suerte entendiendo que solo con el trabajo duro y esfuerzo se puede romper ese lazo que esta puesto en la meta que te espera.


Entendiendo que al romper ese lazo, solo se logra iniciar una carrera más grande con otro lazo esperando a ser superado y así sucesivamente, y la lección es que como padres o madres de familia, somos el ejemplo y modelo a seguir para esas nuevas generaciones que hemos traído al mundo en nuestros hogares, y que si su meta es superarnos, entonces debemos llegar lo más lejos que podamos, con el único fin que ellos sean mejores que nosotros.


jueves, 18 de agosto de 2016

Del cielo a la tierra y volviendo a subir.

Hola a todos, luego de un largo periodo de inactividad les comparto nuevamente un par de palabras en este pequeño rincón de la red, en el que siempre son bienvenidos, pero sobre todo muy esperados, en esta oportunidad y como un pequeño retorno a este bello mundo de letras y blogs quiero compartir una reflexión sobre los altibajos de la vida que espero pueda compartir un poco de empatía y calma al saber que todos vivimos estos momentos en nuestro recorrido por este maravilloso mundo.

Te todos es sabido que ir alcanzando nuestros sueños y cumplir nuestras metas es un deseo profundo de nuestros corazones, ese dulce proceso de ir logrando conquistas y coleccionado derrotas que nos van enseñando que el valor de todo triunfo está en el camino que se recorre para llegar a él, donde las lágrimas se convierten en un collar que adorna el marco de nuestra sonrisa al saber que se está avanzando a paso firme y con buena estrella en nuestro sendero de vida.
Sin embargo, llega ese momento donde las alas nos son cortadas de tajo y nos estrellamos como un saco de arena que en lugar de levantar polvo levanta los más profundos sentimientos de desesperación en nuestros corazones, esos corazones que apenas unas horas antes sentían el recorrer del viento bajo las alas de la esperanza.

Y llegado al punto indeseado de sentirse haber empezado de nuevo, o peor aún, sentir que todo termino, conviene hacer una pausa y darse cuenta que tal vez estamos cometiendo el error de no darnos la oportunidad de escuchar los juicios externos a los propios, lo más probable sea que nos estemos juzgando duramente y sintiéndonos como perdedores ante la derrota, pero siendo medidos a ojos externos como unos verdaderos guerreros que no se rinden ante la caída.

Que quien está a cargo de medirnos el avance se sienta cada vez más orgulloso de vernos como levantamos el rostro desde el lugar de la derrota, y como nos sacudimos el polvo para seguir o para volver a empezar, sucede entonces que es importante darse cuenta que en el momento en el que estamos empezando algo nuevo siempre habrá caídas, contratiempos y errores, pero que esos errores solo nos irán haciendo madurar y crecer, que esos errores solo nos están volviendo mejores combatientes en la contienda de la vida y en la batalla del éxito, no nos demos golpes tan fuertes a nuestra propia autoestima y orgullo, sobre todo sin saber si en realidad lo estamos haciendo mejor que nunca.

Sucede que los más grandes guerreros que la historia y el mundo nos han regalado, constantemente nos han enseñado que las caídas son las lecciones que nos van enseñando las importantes pautas de las claves del éxito, nos van mostrando el camino a seguir y donde nos debemos detener, nos van mostrando donde están las debilidades que debemos convertir en fortalezas y donde están las carencias que debemos convertir en abundancias, nos muestran que una caída no es una derrota, por el contrario es el momento exacto donde más crecemos para poder dominar de mejor forma el fruto del esfuerzo.

Y cuando llegue el momento de la verdad donde pondrán a prueba todo lo que has crecido y todo lo que has aprendido, coloca el alma, el corazón, la vida, y has todo de la mejor manera y con todo el valor, muestra siempre las tres pautas del éxito, ambición, entusiasmo, constancia.
Pero sobre todo nunca tengas miedo de caer, puesto que si no caes solo quiere decir que ni siquiera te has movido.

De momento me despido hasta nuestro próximo post y te deseo lo mejor hasta el momento en el que nos volvamos a encontrar en este nuestro espacio en la red.







martes, 8 de marzo de 2016

Quince días de felicidad.

Quince días de amor, quince días de vida, quince días de saber que estás en este mundo y abriste tus ojos a la vida, quince días de saber que tus pulmones se llenaron de ese aire que rodea este mundo tan lleno de misterio, quince días en los que tus pequeñas manos tocaron la luz.

La vida nos presenta retos, nos presenta muros donde chocar, nos presenta motivos para derramar lágrimas y también nos da motivos para sonreír, y heme ahí al otro lado del muro escuchándote llorar en los brazos de tu madre, con mi corazón contraído y mi alma estrujada, con mis pensamientos arremolinados, y con mi vida a punto de estallar por solo oírte y no mirarte.

- Tiene diez minutos dijo la enfermera.

No puede ser eso no alcanza para decirte cuanto te he esperado, no alcanza para decirte cuanto te amo, pero ahí estas vuelto un enredo de mantas y un pequeño brazalete en tu manita y otro en tu piecito que indican que eres mi hijo, yo quiero más tiempo mientras mis ojos se pasean sobre tu rostro y sobre todo tu pequeño cuerpo, siento tus manos calentitas sobre la mía tan robusta y masiva.

El tiempo pasó, y de vuelta en el pasillo solo veo el recorrer del sol en cielo, solo escucho a las demás familias decir felices que ya se llevan sus retoños, y viene a mi mente mi pequeña que está en casa, hay mi pequeña guerrera mi dulce princesita, sin recordar como hace un par de años yo estaba también con el corazón destrozado afuera del hospital sabiendo que durante un mes estarías como hoy está tu hermano.

Quince días de amor, quince días de vida, de ese momento yacen quince días, quince días en los cuales mi pequeño llego a casa, mi pequeña celebró sus dos añitos y mi corazón creció junto al de mi esposa, esa mujer de alma inmortal que ha visto pasar por un túnel oscuro a nuestros hijos, esa mujer que ha puesto a sus pequeños antes que ella, esa mujer que me ha demostrado que es el verdadero amor, que me demostró cómo una madre da su vida por sus hijos, y me demostró que el día que ella me dijo que sí, yo me estaba volviendo en el hombre más rico del mundo.

Quince días de amor, quince días de vida, quince días en los que descubrí dónde está mi fe, días en los que me enamore mas de mi familia y en los que también grandes amigos no solo en casa sino también fuera de ella, y fuera de las fronteras. Pensando positivo en la tormenta me decía a mí mismo, pensando con amor en la oscuridad, con fe en el dolor, con valor en la angustia, con esperanza en el llanto.

Quince días en los que Dios me enseñó que las palabras escritas transmiten tanto apoyo como las habladas, días en los que aprendí que mis pensamientos irán donde los dirija, dirán lo que les diga, y harán lo que les mande. Quince días de amor, amor que nació del día en el que supe que estabas ahí, amor que creció cuando pateaste mi mano desde lo profundo del vientre de tu madre, amor que maduro al verte tras un monitor, amor que se plantó al oír tu corazón.


Si bien la vida da motivos para llorar, también los da para reír, si da motivos de estar triste nos sana con grandes alegrías, hoy ya estás en casa y debo decirte que en estos quince días me has demostrado que sigo siendo aquel padre que puede estar despierto hasta las dos de la madrugada viendo que respires bien, que sigo siendo aquel padre que puede dormir a un bebé en su pecho y sentirse un superhéroe pero sobre todo, me enseñaste que mi corazón aún tenía mucho espacio para crecer y albergar otra fuente de amor, encarnada en la figura de mi pequeño hijo, encarnada en tu vida mi pequeño Gabriel.




sábado, 13 de febrero de 2016

Los conocidos de la vida.

Estamos en el mes de san Valentín, un mes en el que prácticamente en la mayor parte del mundo se celebra dando obsequios, invitando a cenas, o dando algún tipo de presente con el cual hacer ver a esa persona, el entrañable cariño que se le tiene pero, ¿en algún momento nos hemos puesto a pensar sobre lo importante que son todas las demás personas que nos rodean en nuestra vida?

Resulta que mientras divagaba en mis pensamientos, algo que dicho sea de paso suelo hacer a menudo, me empecé a encontrar mentalmente con las personas que he conocido a lo largo de mi vida, y que en su momento formaron parte de ese círculo emocional en el que solemos poner a las personas cercanas a nosotros, y que sin querer hacerlo de forma consciente les convertimos en parte importante de ese capítulo de la vida que estamos escribiendo en ese momento.

Pues bien, mientras les recordaba y empezaba a listar a los que gracias a Dios están con vida y siguen bien de salud, como también a los que ya partieron hacia la otra vida, me di cuenta que casi siempre le damos ese valor especial a las personas cuando estas han salido de ese círculo emocional.

Y no es que queramos hacerlo así, sino que al parecer es algo natural de nuestra propia condición humana, donde vivimos tan apurados en los círculos y presiones del día y de la vida, que solo hacemos recuento de lo bueno que nos rodea hasta que hacemos una pausa, lamentablemente dicha pausa suele llegar demasiado tarde, como sería el caso de estos conocidos de la vida llámese, compañeros de colegio, universidad, trabajo, vecinos, o simplemente esas personas con las que convivimos a diario, y hasta que no las vemos reparamos en su existencia y su importancia personal.

En ese punto nos damos cuenta que quizás estas personas, no recibieron de nosotros lo que realmente merecían por significar una parte importante de nuestra existencia, posiblemente recibieron un trato indiferente o frívolo, siendo que podríamos haber convertido nuestro recuerdo de nosotros en ellos, algo especial y ser para esas personas alguien para ser recordado con cariño y no como uno más que conocieron.

Siendo así, en este mes donde se celebra a los enamorados, donde les decimos a todos nuestros amigos que les apreciamos mucho y que les deseamos un feliz día del amor y la amistad, pensemos por un momento en esas personas que en este instante de la vida, podemos pensar que juegan un papel secundario en nuestra película personal, pero que sin su presencia tendríamos otro asiento vacío en nuestro circulo emocional.

Detente por un momento y ponte a pensar en las letras que acabas de leer y piensa lo siguiente:

- ¿En la vida de cuántos eres un conocido más?, ¿te gustaría que estas personas te hagan saber lo importante que eres para ellas?


¿Curioso no?, Todos estamos enlazados en este maravilloso mundo, así que porqué esperar a que te hagan sentir importante, mejor siente importante y hazle saber a los demás lo importante que son para ti.


domingo, 7 de febrero de 2016

El tesoro de la tormenta, Capítulo 8 y final.

Ha llegado el final de esta historia, agradezco a todos los que han venido desde el primer capítulo siguiéndola, he querido despedir esta mi primer historia por entregas de la mejor forma, asi que espero que les guste el final. un fuerte abrazo a todos y gracias por haber dedicado parte de su tiempo a estas líneas.
Les dejo los enlaces a las anteriores entregas por si quieren retomar la historia.

Capítulo I (El encuentro) click aquí
Capítulo II (Un triste pensamiento) click aquí
Capítulo III (Nicolás) click aquí
Capítulo IV (Un paso hacia la esperanza) click aquí
Capítulo V (Un nuevo comienzo) click aquí
Capítulo VI (Adiós Nicolás) click aquí
Capítulo VII (Carta de un viejo Soldado) click aquí 



Las últimas palabras de la carta de Nicolás todavía resonaban en la mente de David, como todo alumno obediente partió hacia su casa en vista de la advertencia póstuma de su mentor, y pese a varias dudas le asaltaban, eran las últimas palabras las que revoloteaban como una parvada de aves en su mente y alma, ¿sería cierto?, ¿en serio Rosalinda sabia sobre el tesoro de la tormenta?, y si esto fuere así ¿de qué forma ella había aprendido tal cosa?, Pero mientras las ideas tomaban forma en su mente recordó lo último que su mentor le escribiere sobre su esposa: ella es mucho más valiosa de lo que crees.

Dicho de otra forma esto solo quería decir que él no le estaba dando a su esposa el valor que ella merecía, y mientras más lo pensaba, más le barrenaba su mente esa última sentencia. Llegado al puente donde había visto los pétalos de cerezo rosa dirigió su mirada río arriba, la pena le invadía al saber que aquel punto verde a lo lejos, donde había cambiado su vida y el rumbo de su destino, desaparecería, y no sabía si alguien más además de él y el anciano habían conocido tan bello lugar, pero si algo era cierto él se encargaría de describirlo entre sus letras.

Faltaban apenas unos metros para llegar a su casa, se detuvo a observarla y hasta ese momento noto lo bello que era su hogar, la casa estaba hecha de troncos entrelazados, tenía un hermoso portal donde había colocado una banca para poder pasar las tardes de calor durante el verano, el techo de madera curada le daba una hermoso contraste de colores a la vivienda, de dos pisos y con los marcos de las ventanas bien asegurados por bellos marcos de roble, tras de la casa unos imponentes arboles de araucarias le daban un aspecto a choza de bosque, pero el camino empedrado hasta la pequeña escalinata de entrada le contrastaba a una casa de campo.

Al frente un bello jardín al que Rosalinda le dedicaba un cuido especial tenía unas bellas flores de…  David se quedó asombrado, las flores a las que tanto amor le dedicaba su esposa eran Rosas y Jazmines, que entre unos claveles le daban un bello respiro natural a su hogar, pero que casualmente le recordaban a su esposa y a la mujer que mantuvo vivo el amor en el corazón del viejo soldado.

Rosalinda le vio llegar desde su ventana, la vista de su esposo le traía un hermoso sentimiento de ternura sobre todo ahora que estaba segura de decirle algo que desde hacía dos meses le quería revelar, había aprovechado la ausencia de su esposo para poder prepararle un cena suculenta, digna de aquel que había cambiado su estrella y que estaba dispuesto a dar la vida por ella, Rosalinda supo desde siempre los profundos temores y pensamientos de su esposo.

Pero el inmenso amor que sentía por él, había logrado que ella se mantuviera firme a su lado, sabía que habían atravesado una senda oscura y cruel, pero luego de haber sentido el calor de aquel crisol, eran más fuertes que nunca y pese a que ahora tenían una existencia más acomodada que hacía dos años, aun guardarían en sus corazones el recuerdo de dónde venían para que nunca el orgullo anidara en ellos.

David se dio media vuelta y para su asombro unas enormes nubes de tormenta estaban cubriendo ya el horizonte, los destellantes relámpagos se retorcían en el aire y entre las nubes, la vista era sobrecogedora como apabullante, en ese momento todos sus recuerdos se agolparon en su pecho y empezó a llorar, el hombre que había enfrentado de frente la tormenta se dio cuenta en ese instante de todo lo que había tenido que luchar, que estuvo al borde de la muerte, que por poco deja sola al amor de su vida, que estuvo muy cerca de que su vida hubiese terminado en un nicho de tierra bajo el manto del suelo.




Se dejo caer de rodillas y sus lágrimas que empañaban su mirada empezaron a mojarle las manos que con fuerza apretaban sus rodillas, ¡Cuánto le dejo su viejo amigo!, ¡Cuánto le demostró su aprecio al heredarle no solo su conocimiento sino además su nuevo futuro.

Rosalinda al ver a su esposo caer de rodillas salió rápidamente hacia su encuentro, bajo las escalinatas y vio a su esposo de rodillas en el piso y una enorme tormenta acercándose rápidamente hacia ellos, llego hasta él y antes de decir algo se dio cuenta del profundo llanto de su esposo, se detuvo y delicadamente se arrodillo junto a él y lo abrazo, este se recostó en su regazo y dejo salir todo su sentimiento reprimido por dos años.

- David, David, ¿amor mío que sucede?, ¿es Nicolás?

- Se fue Rosalinda, se fue mi mejor amigo y mentor hacia el otro mundo, y me dejo una carta que hasta este momento he entendido todo su peso.

Rosalinda que había aprendido junto a su esposo, tomo la carta y tras leer el principio entendió lo que su esposo le había contado.

- Entonces eso significaba los pétalos que viste en el rio el ultimo día que lo viste amor.

- ¿Cómo?

- Una persona tan llena de amor y tan buena, ¿Cómo esperas que terminara un alma tan noble?, ¿acaso le encontraste en el lugar?

- Es cierto, por eso el bote estaba al centro de la laguna, por eso estaba amarrado ahí, por eso no le encontré. Él se volvió pétalos de flor de cerezo rosa, un árbol que en ninguna parte del rio vi alguna vez.

- Ese es el poder del amor mi cielo, tu amigo se fue entre los brazos de Jazmín por el poder del amor, y en este instante esta junto al amor de su vida, es un verdadero tesoro…
- ¿Qué dijiste?

Las palabras de Rosalinda hicieron eco dentro de David, recordó la carta y recordó lo que ahí decía sobre su esposa, se incorporó y la vio de frente a los ojos, aquellos ojos que le habían enamorado desde que los vio por primera vez.

- ¿Leíste toda la carta?

- No amor solo el principio, no está dirigida a mi sino hacia ti, por ello no puedo leerla completa a menos que tú me lo permitas, solo quería saber lo que te hacia llorar.

- La leerás completa, porque para ti no tendré secretos nunca más, pero antes necesito que me respondas una pregunta.

- Dime.

Ese era el momento, para ello habían recorrido dos años de crecimiento, y por ello estaban ahí, después de recorrer una senda de tribulación ambos estaban listos para ese momento y para la pregunta que David le haría, y sin pensarlo mucho le dijo;

- ¿Rosalinda, tu sabes que es “El tesoro de la tormenta”? 




Un trueno les hizo girarse y darse cuenta que la tormenta estaba ya casi sobre ellos, Rosalinda se levantó y tomando de la mano a su esposo lo llevo hasta el pórtico, donde él la detuvo y la abrazo con ternura.

- Dime mi vida ¿Lo sabes?

- Si David lo sé, ¿tú no mi amor?

- Cuando conocí a Nicolás me dijo que me lo diría, que me lo mostraría, y que él dicho tesoro nos volvería inmensamente ricos, pero llegue a entender a diferencia de mi primer pensamiento, que este tesoro no es algo material, sino que está más allá de algo tan frío como una moneda de metal, sin embargo aún después de todo todavía no sé lo que es.

Rosalinda extendió sus tersas manos al rostro de su esposo y con una voz cálida y dulce le dijo:

- David, el tesoro de la tormenta es una fuerza poderosa e imparable, es un poder profundo, es como una hoguera en tu interior que te consume lenta pero delicadamente, y que en el proceso te da una energía inigualable e imparable ante la adversidad. Se le llama de la tormenta ya que siempre es en los momentos más difíciles cuando su poder sale a la luz y te vuelve invencible.
Está dentro de ti esposo mío, y es lo que te impulso a querer renunciar a tu vida por mí, está dentro de mí, y es lo que me impulso a siempre estar a tu lado mientras la tormenta era más fuerte, estuvo dentro de Nicolás y le mantuvo fuerte y con vida hasta que llego su momento.

- He impulso cada año a Jazmín a ir hacia el fuego danzante.

Interrumpió David visiblemente asombrado de darse de frente con la respuesta más lógica y bella, pero que estuvo vedada a sus ojos hasta el momento en que su esposa le quito la venda.

-Así es David, el tesoro de la tormenta es, “El Amor”

Y mientras empezaban a caer las primeras gotas de la tempestad que yacía sobre su casa, el viento empezó a hacer ondear sus ropas, él la abrazo y fundió su rostro en el de ella dándole el beso más apasionado que nunca le había dado en sus años de matrimonio, y luego le dijo con mucho cariño

- Después de este día mi amada Rosalinda, lo tendré siempre conmigo y este tesoro que siempre tuvimos nos hará más felices que nunca

- Ni siquiera te imaginas mi cielo.

- ¿Es que hay algo más amor?

Y mientras entraban a su casa para resguardarse de una tormenta que arreciaba, Rosalinda volvió a tomar el rostro de su esposo y con una sonrisa dulce y tierna le susurró al oído.

-David, vas a ser papá.

Fin.



Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter dando click en estos enlaces para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.



Entre tanto hasta nuestro próximo post.

lunes, 1 de febrero de 2016

El primer premio de este camino.

En mi vida pensé hasta mediados del año pasado, que encontraría tras un monitor de computadora un mundo virtual, un mundo de bloggers, un mundo en el que encontré compañerismo, amistad, colaboración, y una ilusión constante de compartir el fruto de los pensamientos en las palabras, ese hermosa faceta del lenguaje escrito y mediante el cual se puede transmitir bellos pensamientos y hermosas aventuras como las que se puede encontrar en el blog de Chari BR7, de quien recibo en esta oportunidad el primer premio de mi camino como bloguero, agradezco con mucho cariño este premio y la oportunidad de poder compartirlo no solo por las normas del mismo, sino por el hecho de alimentar ese mismo compañerismo que no debemos dejar morir.

Chari BR7 muchas gracias, no solo por el premio sino por entregarnos gratos momentos en tu blog, LA VOZ DE LAS OLAS el cual invito a todos los que vienen a visitar este rinconcito donde vuelco mi imaginación y mis pensamientos a visitarlo, seguirlo y leerlo, encontrarán gratos escritos en él, sera fácil solo den click en el nombre y llegaran ahí, 

Agrego las normas de este premio, traídas desde el blog de Chari para que los compañeros que a continuación nominare compartiendo no solo el premio en sí, sino además mi respeto por su gran trabajo y constancia, puedan llevar consigo al pasar a recoger el premio que les comparto con mucho cariño.



“El VERY INSPIRING BLOGGER AWARD, es un premio otorgado a los bloggers por otros compañeros de globosfera que les inspiran con su trabajo y cuyo empeño y constancia enriquecen este “mundo virtual”.

Este reconocimiento nos pide que honremos y aprendamos más sobre la persona que hay detrás del blog.

Las Normas del premio son las siguientes.

. Dar las gracias y vincular a la persona que te nominó

. Enumerar las normas y mostrar el premio

. Informar a los nominados.

. Exhibir con orgullo el logotipo del premio en tu blog.

.Seguir al blog que te nominó.

.Contar siete cosas sobre ti.


.Nominar otros 15 blogs que te inspiren y te sorprendan.


Pues bien estas son siete cosas sobre mi.

- Me encantan las cosas de familia, pasar mi dia libre con mi esposa, y mis hijos es mi idea del paraíso en la tierra

- Soy sentimentalista, y el dicho de que los hombres no lloran se ahoga cuando algo me golpea en el corazón

- Me encanta el anime, me gustan mucho las historias del anime japones tanto por sus personajes, como también las que mezclan parte de su rica cultura.

- Soy un soñador, y muchas veces me tiene que sacar de un grito de mis castillos en el aire, sobre todo si me dan el tiempo puedo pasarme horas construllendo historias y cuentos en la mente.

- Me encantan los dulces y todo lo que tenga que ver con la azúcar.

- Me gustan mucho los paseos, me gusta salir a caminar mucho y poder observar la naturaleza ya sea en la ciudad o en el campo

- Siempre anhelo poder trabajar por mis propios sueños, y darle a mi familia un futuro brillante y mejor.


Ahora llega el turno de los nominados.
















Mención especial además de recomendación a visitar a:

Francisco Moroz y su blog / El abrazo del libro

A todos un saludo y mis mejores deseos.



domingo, 31 de enero de 2016

El tesoro de la tormenta, capítulo VII

Continuando con esta historia les traigo el capítulo número siete y para poder ponerse al hilo con la secuencia dejaré los enlaces a los capítulos anteriores al principio de cada entrega:
Capítulo I (El encuentro) click aquí
Capítulo II (Un triste pensamiento) click aquí
Capítulo III (Nicolás) click aquí
Capítulo IV (Un paso hacia la esperanza) click aquí
Capítulo V (Un nuevo comienzo) click aquí
Capítulo VI (Adiós Nicolás) click aquí

El tesoro de la tormenta capítulo VII

Carta de un viejo soldado


Eran más o menos las tres de la tarde, el viento soplaba casi con desdén pero de manera fría desde el norte, los pasos se sentían casi eternos desde su casa para David, si bien es cierto sabía que hacer cambiar de opinión al viejo era una empresa casi titánica, su corazón de amigo le indicaba que debía hacerlo, ya que después de todo su profundo sentimiento de amistad le empujaba a ello.

Algo dentro de sí le hacía sentir un cierto presentimiento, pero su voluntad casi inquebrantable le empujaba en cada paso hacia aquel lugar, y una vez su mano se extendió hacia aquella enredadera que hacía las veces de una cortina para dar paso entre el follaje y llegar a aquel trozo de paraíso terrenal, un sentimiento ensombreció su corazón.

Y ahí estaba, todo permanecía en su lugar, excepto alguien, recorrió con la vista el paisaje y su interior dio un vuelco al ver que Nicolás, el eterno habitante no estaba, le invadió un profundo sentimiento de tristeza y empezó a recorrer de nuevo con la vista el lugar, nada había perdido de su impactante belleza, el agua, los peces, el árbol…

Rápidamente noto un objeto brillante en una rama del árbol, empezó a buscar el bote para poder cruzar pero se percató que este se encontraba en otro lado del río, se preguntó por un instante como era posible y aunque por un momento pensó que posiblemente hubiese flotado hasta ahí, la idea no duro mucho en su cabeza, pues a fin de cuentas la corriente era desde el árbol río abajo y no hacia él.

Sin pensarlo demasiado se empezó a despojar de sus zapatos y abrigo quedando solo en su ropa interior, y se lanzó hacia el agua, las brazadas le acercaban una tras otra hacia el lugar hasta que pudo cruzar a nado, ya en tierra de nuevo se percató que el bote estaba amarrado donde Nicolás siempre le aseguraba para que este no se fuera con la corriente, al ver esto se dio media vuelta más decidido, pero más lleno de preguntas a la vez, sobre aquel objeto, un cilindro de metal se mostraba ante él perfectamente colgado y amarrado en la rama del árbol.

Lo destapo con cuidado, y dentro de él se hizo notar un rollo de papel en el que pudo reconocer la caligrafía de su mentor. Rápidamente empezó a agitar sus manos en el aire para que se secaran de la humedad de su travesía de nado, y una vez lo logró sacó lo que entendió era una carta, mientras la extendía se dibujó en su imaginación que aquello sería una carta de despedida y que Nicolás ya había partido a otro pueblo.

Pero aquello tendría sentido solo si el bote hubiese estado al otro lado, sin más extendió completamente el rollo de papel y mientras leía empezó a resonar en su mente la voz áspera y ronca de su viejo amigo…



Mi buen amigo David, el hecho de que estas letras estén en tus manos solo puede significar que tal como lo pensé no fui capaz de explicarte mi partida, como también que tú sigues siendo un hombre de palabra y que nunca faltas a tus promesas, he querido amigo mío, explicarte lo que se venía, pero mi profundo aprecio por ti, como también tu impulso sentimental impidieron que pudiera explicarte con claridad los últimos sucesos como también nuestros destinos, te diré para empezar, que siempre estaré eternamente agradecido de haberte encontrado aquel día en el río, intentando pescar como lo haría un árbol mal sembrado y con una rama torcida.

En aquel momento te vi como la oportunidad de cumplir mi buena acción, pero resulto que en el proceso realmente aprendí la lección que debía aprender. Como te dije en su momento, ambos hemos aprendido mucho uno del otro durante lo que este hermoso viaje duro, yo te pude dar conocimientos y educación, pero tú le enseñaste a mi corazón lo que debía y necesitaba aprender.

Gratamente me convertí en tu mentor y pude replicar en ti, lo mejor de mí, pero reaprendí sobre el valioso tesoro que es la amistad. En el viaje de mi vida aprendí como cegar los sueños de alguien arrebatándole la vida durante mis batallas en la guerra, pero contigo aprendí a alimentar dichos sueños y ver a un hombre iniciar una nueva vida, entendí que nuestra existencia en este mundo está hecha para la felicidad y no para el sufrimiento.

Entendí que los sueños se hacen realidad viviéndolos, entendí que hay que dar de sí antes de pensar en sí, entendí que una verdadera ayuda se da desinteresadamente, y que la bondad solo nace de la verdad y la sinceridad, entendí que una persona puede cambiar su estrella si esta decide hacerlo con un verdadero deseo, y si trabaja con ahínco para alcanzar su meta, entendí que la libertad se lleva en el corazón y no en el camino que siguen nuestros pies.

Y entendí que por amor se puede dar hasta la vida…



Tu deseo de sacrificio por amor a tu esposa, aunque muy mal y muy perdido de la realidad, estaba impulsado por un profundo amor, un amor incondicional que solo puede sentir alguien que pone al ser amado antes que a sí mismo, un amor como el que Jazmín sintió por mí. Pero que yo no me di la oportunidad de sentir por ella, un amor sin egoísmo y con entrega total.

Fue hasta que entendí todas estas cosas que mi alma se liberó, y el tiempo dentro de mí empezó a alcanzar al tiempo de mi exterior.

Cuando vine a este lugar luego de atentar contra la vida de mi cuñado, mi corazón quedó sellado a este sitio por el amor de Jazmín, y mi cuerpo empezó a envejecer pero no mi interior, ya que su sello de amor lo impedía, para darme la oportunidad de que, en lugar de pagar mis faltas en la oscuridad, pudiera acceder a la eternidad para estar con ella por siempre.

Pero esa promesa de libertad solo se cumpliría hasta que hiciera algo que me volviera digno de ello y que superara mis errores del pasado, ante tal comparativa y el peso de tantas vidas en mis hombros, llegue a pensar que la única manera seria hacer una buena acción tras otra y que me pudieran liberar, empecé a ir por ahí ayudando a mundo y medio junto con medio mundo más.

Hasta que llegaste tu amigo mío, alguien que no solo nunca podría devolverme el favor, sino alguien que me enseñaría que eran dos buenas acciones las que debía lograr, una seria en el alcance de una nueva vida para ti, y la otra seria conmigo mismo, cuando yo llegue a entender que debía perdonarme a mí mismo para empezar, y luego que debía de poner mi interés antes que los de los demás, que tenía que ser original, verdadero y sincero, pero sobre todo “aprender a valorar el tesoro de la tormenta”.

Jazmín vino hace unos días, por muy descabellado que te parezca todo lo anteriormente escrito, y me dijo que mi ser había sido liberado, gracias a lo que me enseñaste y al hecho que tú y tu esposa habían empezado a elevar plegarias por mí, ustedes amigo mío, hicieron mucho mas bien en mi vida, de lo que yo jamás habría podido hacer por ustedes, y ahí radica mi partida.

Sellado a una porción del paraíso por amor, y liberado por una verdadera y sincera amistad, fortalecida por la bondad y el desinterés, esa era la llave de mi libertad, que tanto tú como yo nos ayudáramos sin intereses más profundos, que el bienestar del otro.



Adiós mi buen amigo, muchas gracias por todo lo que hiciste por mí, lamento no haberte dicho todo esto en persona, pero al menos nuestro legado quedará en esta carta, que se convierte en un logro tanto para ti como para mí, tu por leerla y yo por escribirtela, conservala y tomala como tu título de graduación, ya que sin nuestro encuentro ella no existiría, y solo Dios sabe lo que ello habría significado en nuestras existencias.

Me despido no sin antes revelarte una parte del secreto que ha envuelto todo este tiempo la frase “El tesoro de la tormenta”, que te dije en nuestro primer encuentro, es algo maravilloso y muy poderoso, nace en lo más profundo del mundo, entre la oscuridad y el dolor, es un poder infinito que se vuelve imbatible ante la adversidad, y que si le conoces bien te volverá invencible aunque estés en lo más oscuro de la noche, o en el centro de la tormenta.

Si quieres saber realmente lo que esto es, ve a casa muchacho, esta tarde habrá una fuerte tormenta y no quiero que estés río abajo cuando arrecie la tormenta y te alcance lo más fuerte de la corriente de este río, pero si quiero que la observes venir desde la seguridad de tu hogar, este lugar será borrado por esta tormenta, pero no te preocupes por ello, tanto tu como yo lo llevaremos en nuestros corazones, y el tesoro de lo tormenta no está aquí, está en tu casa.

Así que si quieres de verdad saber donde está y lo que es, ve a casa y pregúntale a Rosalinda, ya que todo este tiempo ella ha sabido su significado y su poder, ve y cuidala, ella vale mucho más de lo que imagina tu amor por ella, tienes un tesoro en casa amigo mío, un tesoro que te llevara, al tesoro de la tormenta.


Continuará



Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter dando click en estos enlaces para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.


Entre tanto hasta nuestro próximo post.

martes, 26 de enero de 2016

El tesoro de la tormenta capítulo VI

Continuando con esta historia les traigo el capítulo número seis y para poder ponerse al hilo con la secuencia dejaré los enlaces a los capítulos anteriores al principio de cada entrega:
Capítulo I (El encuentro) click aquí
Capítulo II (Un triste pensamiento) click aquí
Capítulo III (Nicolás) click aquí
Capítulo IV (Un paso hacia la esperanza) click aquí
Capítulo V (Un nuevo comienzo) click aquí

El tesoro de la tormenta capítulo VI

Adiós Nicolás

Eran más o menos las tres de la tarde, o al menos así lo calculaban los profundos sorbos que daba a su humeante café, el tiempo se había ido transcurriendo cual hilos de agua cristalina de entre sus dedos, y las callosidades de sus manos estaban casi desaparecidas totalmente. Recordaba con cariño aquel día soleado en el que un anciano le había ofrecido acompañarle a pescar y enseñarle dicha faena, que para ese momento ya dominaba diestramente como también las letras.

Su casa ya no estaba vacía como una vez lo estuvo su estómago, y su corazón nunca había estado tan sereno, como en aquel momento en el que su café le calentaba las entrañas y le llenaba su nariz de un agradable aroma, en el ático de su casa yacían sus herramientas que hoy eran de uso hogareño, y en cambio un pequeño estudio era su guarida mientras se sentaba a escribir las cartas que previamente le habían dictado sus humildes clientes.

Si algo le había enseñado su historia personal, era a no aprovecharse de él que tiene necesidad y mucho menos verle como un ser insignificante, sino más bien hacerle el bien y extender una mano amiga. En más de una ocasión había hecho de manera gratuita una carta al saber muy bien que la persona que le dictaba posiblemente había ahorrado un par de días de comida para poder ir a pedir sus servicios, y se sentía más que complacido al ver los ojos brillantes y las sonrisas amplias y bellas en los rostros de esas personas al recibir una carta de bella caligrafía totalmente gratis y a veces además una buena hogaza de pan caliente.

También además de cobrar un precio justo, diferenciaba de los de escasos recursos para pedirles cuotas módicas y muchas veces aceptaba huevos, legumbres o cualquier cosa que la gente humilde le ofrecía al carecer del dinero, a los que veía con dificultad de movilizarse él les ofrecía llevar el mismo la carta al cartero para que este la entregara en su destino, cubriendo muchas veces el mismo el costo del envío.

Pero entre el más daba de si, mas acomodada era su vida y en lugar de ver un ingreso menor a sus colegas, la enorme fila de gente que se hacía frente a su casa le aseguraba mucho trabajo y además la posibilidad de poder obtener su ingreso de vida.

- David, ¿Esta tarde iras donde Nicolás verdad?

- Si amor, jamás dejare de cumplirle mi cita a mi buen amigo y maestro.

- ¿Y qué le llevaras hoy de comer?, he preparado una comida exquisita que quizás quieras compartirle.

- Me parece bien, prepárame una canasta para llevársela, y además le llevare una botella de vino que le compre el sábado y que espero le guste.

- Amor ¿Por qué nunca has traído a la casa a Nicolás, siendo que le debemos tanto en la vida?

- Lo he intentado infinitamente, pero jamás he podido arrancarle de ese pedazo de paraíso donde me ha enseñado tanto, pareciera que él y ese lugar fueran uno solo…



Aquellas palabras de David resonarían en su corazón. Sus pies recorrían de nuevo el camino hacia aquel bello lugar, parecía que al pasar de la entrada el tiempo se hubiere detenido ahí llenando de paz y tranquilidad un pequeño trozo de la tierra, David encontró a su mentor de nuevo en el centro de la laguneta, pero esta vez había algo diferente en él, sus ojos tenían un brillo especial pero en cambio su cuerpo se veía muy cansado, él nunca le había visto así y le inquietó un poco, pero al ver al viejo lanzarse dentro del bote de un salto se tranquilizó.

- ¡David!, ¿muchacho como estas?, que alegría que estés aquí de nuevo.

- Nicolás, usted sabe que jamás faltaría a una cita con usted amigo mío.

Un sincero abrazo envolvió a ambas generaciones, David extendió al viejo la canasta con la comida y el vino, cosas de las que Nicolás dio buena cuenta inmediatamente lo cual complació grandemente al joven. La charla comenzó amenamente hasta que el viejo le dijo algo a David que le volcaría el corazón.

- Muchacho según veo mi enseñanza contigo ha llegado a su fin, en estos dos años he encontrado en ti a un amigo, un pupilo y aunque tú no lo creas a un maestro, así que ha llegado el momento de tu graduación y de mi despedida.

- ¡Pero Nicolás como que su despedida!, además yo no le enseñado nada a usted sino que usted con sus enseñanzas me sacó de la miseria y me hizo un nuevo hombre, me enseñó mucho y me convirtió en lo que soy, y ahora ¿se quiere ir?, no entiendo.

- Ja ja, mi joven amigo, me enseñaste a tener valor, me enseñaste a afrontar la dificultan, me enseñaste a escuchar y abrir mi corazón, pero sobre todo me enseñaste que con fe, esperanza, y amor, todo se puede lograr en esta vida. En cuanto a lo que yo te enseñe solo te mostré la puerta y fue tu decisión pasar por ella, si estas donde estas es porque tomaste el material que te di y tu construiste con el tu nueva vida.



- ¿Pero Nicolás…?

- Cada día de los que hemos pasado juntos aprendíamos uno del otro, este viaje nos ha dado mucho a ambos, a ti en este mundo y a mí en el otro, ven el sábado nuevamente y será el día de tu graduación, además recuerda que todavía no sabes donde ha estado todo este tiempo “El tesoro de la tormenta”.

- Así lo haré Nicolás, y espero que ese día pueda convencerlo de que no se marche, además el tesoro de la tormenta es lo secundario al valor de su amistad, aquí estaré sin falta amigo mío.

Mientras David regresaba a casa y el viejo le observaba perderse entre los árboles del cauce del río, sintió un profundo dolor en el pecho al saber que esa sería la última vez que vería al joven, después de todo era mejor así para ambos, ya que él no comprendería a ciencia cierta lo que ocurría si él estaba físicamente al explicárselo, pues estaría como en ese momento cegado por sus sentimientos.
Saltó al bote y remo al centro del río de nuevo, sacó de su bolsillo un cilindro de metal y coloco dentro de él una carta para David, luego lo colgó en una rama para que estuviera a la vista del joven cuando el llegara pasado mañana.

- ¡A muchacho!, si tan solo supieras el profundo aprecio que siento por ti, no solo por lo que aprendimos juntos, sino como dices por el profundo valor de tu amistad, cuidate mucho y espero que del otro lado nos volvamos a encontrar.

De pronto una suave luz empezó a llenar el lugar, y el viejo con alegría observo el rostro de Jazmín dibujarse entre sus destellos, extendió su mano y con lágrimas en sus ojos le dijo:

- Jazmín amor mío, viniste al fin por mí, he esperado por largos años este momento mi cielo, de poder estar contigo para siempre…

En ese instante ella lo abrazó y lo acercó a su pecho, luego le susurró al oído.

- Nicolás, te amo y siempre te he amado, ahora estaremos juntos por siempre, cierra tus ojos mi cielo, es momento de descansar y ser feliz…

Nicolás cerro sus ojos y la luz le envolvió, luego mientras veía un camino de luz hacia la eternidad una pila de pétalos de cerezo rosa que había dejado atrás, fue llevada por el viento hacia el cauce del río. Mientras David iba a casa vio los pétalos en el río y un sentimiento de calma y a la vez de tristeza envolvió su corazón, mientras una suave brisa le envolvió en su camino.

Continuará…




Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.


Entre tanto hasta nuestro próximo post.