Translate

martes, 8 de marzo de 2016

Quince días de felicidad.

Quince días de amor, quince días de vida, quince días de saber que estás en este mundo y abriste tus ojos a la vida, quince días de saber que tus pulmones se llenaron de ese aire que rodea este mundo tan lleno de misterio, quince días en los que tus pequeñas manos tocaron la luz.

La vida nos presenta retos, nos presenta muros donde chocar, nos presenta motivos para derramar lágrimas y también nos da motivos para sonreír, y heme ahí al otro lado del muro escuchándote llorar en los brazos de tu madre, con mi corazón contraído y mi alma estrujada, con mis pensamientos arremolinados, y con mi vida a punto de estallar por solo oírte y no mirarte.

- Tiene diez minutos dijo la enfermera.

No puede ser eso no alcanza para decirte cuanto te he esperado, no alcanza para decirte cuanto te amo, pero ahí estas vuelto un enredo de mantas y un pequeño brazalete en tu manita y otro en tu piecito que indican que eres mi hijo, yo quiero más tiempo mientras mis ojos se pasean sobre tu rostro y sobre todo tu pequeño cuerpo, siento tus manos calentitas sobre la mía tan robusta y masiva.

El tiempo pasó, y de vuelta en el pasillo solo veo el recorrer del sol en cielo, solo escucho a las demás familias decir felices que ya se llevan sus retoños, y viene a mi mente mi pequeña que está en casa, hay mi pequeña guerrera mi dulce princesita, sin recordar como hace un par de años yo estaba también con el corazón destrozado afuera del hospital sabiendo que durante un mes estarías como hoy está tu hermano.

Quince días de amor, quince días de vida, de ese momento yacen quince días, quince días en los cuales mi pequeño llego a casa, mi pequeña celebró sus dos añitos y mi corazón creció junto al de mi esposa, esa mujer de alma inmortal que ha visto pasar por un túnel oscuro a nuestros hijos, esa mujer que ha puesto a sus pequeños antes que ella, esa mujer que me ha demostrado que es el verdadero amor, que me demostró cómo una madre da su vida por sus hijos, y me demostró que el día que ella me dijo que sí, yo me estaba volviendo en el hombre más rico del mundo.

Quince días de amor, quince días de vida, quince días en los que descubrí dónde está mi fe, días en los que me enamore mas de mi familia y en los que también grandes amigos no solo en casa sino también fuera de ella, y fuera de las fronteras. Pensando positivo en la tormenta me decía a mí mismo, pensando con amor en la oscuridad, con fe en el dolor, con valor en la angustia, con esperanza en el llanto.

Quince días en los que Dios me enseñó que las palabras escritas transmiten tanto apoyo como las habladas, días en los que aprendí que mis pensamientos irán donde los dirija, dirán lo que les diga, y harán lo que les mande. Quince días de amor, amor que nació del día en el que supe que estabas ahí, amor que creció cuando pateaste mi mano desde lo profundo del vientre de tu madre, amor que maduro al verte tras un monitor, amor que se plantó al oír tu corazón.


Si bien la vida da motivos para llorar, también los da para reír, si da motivos de estar triste nos sana con grandes alegrías, hoy ya estás en casa y debo decirte que en estos quince días me has demostrado que sigo siendo aquel padre que puede estar despierto hasta las dos de la madrugada viendo que respires bien, que sigo siendo aquel padre que puede dormir a un bebé en su pecho y sentirse un superhéroe pero sobre todo, me enseñaste que mi corazón aún tenía mucho espacio para crecer y albergar otra fuente de amor, encarnada en la figura de mi pequeño hijo, encarnada en tu vida mi pequeño Gabriel.




16 comentarios:

  1. Ohhhh. ¡Qué bonito! Enhorabuena por tu bebé y por tu maravillosa familia.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sue, no hay mayor alegría para el corazón de un hombre, que llenarse los brazos con dos bellos hijos

      Eliminar
  2. Un texto que rebosa ternura y amor, los que tú sientes por tu familia, Anto. Mi enhorabuena por la llegada de ese nuevo miembro que os colma de felicidad a todos en casa.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, es mi alegría tener a esta nueva vida a mi lado y sobre todo saber que lo podre proteger siempre con mi amor, mi familia es mi vida y vivo para ellos. Perdón por responder tan tarde y dejarte al último, no ha sido mi intención, te mando un fuerte y enorme abrazo envuelto en mucho cariño.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por ese pequeño bebé y esa fortaleza que tenéis como padres. Se notatodo tu amor por tu familia.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria, yo daria mi vida por mis tres regalos de Dios, mi esposa y mis hijos son mi mayor riqueza, un beso

      Eliminar
  4. Felicidades por tu nuevo hijo y acoger un nuevo ser que os dará mucha dicha y muchas preocupaciones, pero ahora solo tiene que crecer y vosotros protegerlo , Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Maria, sera un viaje único, pero como Marco Polo lo recorrere con mi corazón al frente

      Eliminar
  5. Enhorabuena, Anto. Me alegra que tengas a esa nueva personita en tu vida, a Gabriel. Espero que la vida os depare a ti y a tu familia momentos maravillosos juntos.
    El texto es precioso, me ha emocionado muchísimo.
    Un beso enorme, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi alegria el saber que mi corazón esta completo Chari, no hay nada mas bello que sentir esa manita por primera vez. un beso enorme para ti tambien

      Eliminar
  6. Anto, precioso. Toda una aventura que acaba de comenzar. Mis mejores deseos para tu familia. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena, tal como lo dices es una aventura que apenas empieza, pero que en el camino se ira escribiendo mucho más

      Eliminar
  7. Dicen que el mayor objetivo en la vida es amar y el resto es silencio.
    Lo superas con creces y destila humanidad en cada letra.

    Un saludo de luz ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, antes que nada te pido disculpas por responder a tan larguísimo plazo, diferentes aspectos me han retenido este tiempo, un fuerte abrazo

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos